Entries RSS Comments RSS

No confundir rebajas con descuentos, ni todos ellos con saldos o defectos

Es importante decir que las rebajas comerciales entendidas como hasta la actualidad carecen de sentido o cuando mínimo el mismo ha quedado completamente desactualizado y son un modelo que agoniza, pues resulta obvio que la realidad global, online, térmicamente cada vez menos diferenciada, y con permanentes promociones activas hace de estas cuanto mínimo algo bastante arcaico. Pero mientas estas existan debemos conocerlas y conocer algunos detalles al respecto más de índole legal que comercial, que es lo que aquí nos corresponde.

Las rebajas como esencia siempre han tenido la función de por una parte dar salida al stock sobrante del comerciante antes del cierre de la temporada que corresponda y por la otra de ofrecer ese stock a un buen precio al comprador, en una operación que pretende beneficiar a ambas partes, pero ello no puede llevar a ofrecer productos defectuosos o de saldo a los consumidores ofreciendo los mismos como rebajas.

Las rebajas a nivel normativo, a nivel de etiquetado y de condiciones para ofrecerse tienen unas pautas y reglamentos muy marcados, pautas y reglamentos que contravienen y que no casan en nada cuando las mismas pretenden “colar” entre los productos rebajados, productos con defectos u otras artimañas de mala praxis comercial. Estos productos tienen su escaparate de salida pero en ningún caso son las rebajas, y quien ello pretende puede y debe de ser perseguido legalmente.

En definitiva que no nos confundan con los términos, si hablamos de descuentos, superdescuentos, precios especiales, semanas temáticas o lo que sea estamos hablando de una cosa, si hablamos de rebajas hablamos de otra análoga, pero diferente y muy particular, y si hablamos de ventas de saldos o de productos defectuosos hablamos de cosas muy distintas y con particularidades muy diferentes.

2013-04-15 19 58 24
en mi divorcio contraté a estos abogados.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.