Abr 16

Reduce la grasa del abdomen a través de la abdominoplastia

Muchas son las personas a las que el exceso de grasa se les va acumulando en la región del abdomen, un problema antiestético y difícil de resolver si no estamos dispuestos a realizar ejercicio frecuente y cambiar el estilo de vida. Por ello, son cada vez más las personas que desean deshacerse de la grasa acumulada en el estómago gracias a la Abdominoplastia.

Esta intervención estética logra que el paciente vuelva a recuperar el estómago terso, firme y sin el exceso de grasa abundante que perdió. Los cambios del antes y del después de esta intervención son más que evidentes en los pacientes, de modo que es una operación realmente aconsejable para quienes deseen reforzar la musculatura abdominal, aportando firmeza, tersura, y eliminando exceso de grasa acumulada en la zona.

Ya no será un problema lucir cuerpo cuando llegue el verano o llevar ropa ajustada, la abdominoplastia nos garantiza poder recuperar una figura mucho más definida, con curvas más estéticas. Esta intervención esta especialmente indicada para aquellas mujeres que han tenido uno o varios hijos y su estómago se ha quedado flácido después del parto, para aquellas personas que han perdido mucho peso en poco tiempo, o bien para aquellas personas que como consecuencia de la edad han perdido tersura y firmeza en el abdomen.

La abdominoplastia se lleva a cabo bajo anestesia general, y en raras ocasiones bajo anestesia raquídea. Después de realizar la intervención, el paciente tendrá que llevar durante un tiempo una faja que ayude a remodelar la figura de forma acorde a lo deseado. La cicatrices que provoca esta intervención irán mejorando y haciéndose prácticamente invisibles con el paso del tiempo, unas cicatrices que aunque no desaparecerán, podrán disimularse perfectamente bajo el bikini.

Es normal que después de este procedimiento sintamos el abdomen inflamado, con molestias e incluso dolor, algo que se controlará con medicación recetada por el médico y que desaparecerá con los días. En aproximadamente dos o tres semanas, el paciente podrá llevar nuevamente una vida normal y realizar sus actividades diarias sin problemas. Es importante destacar que los problemas de cicatrización son mucho más habituales en aquellas personas que fuman de forma regular.

2013-04-13 21 18 57

Deja un comentario